Henrik Pedersen

Texto: Gabriela Paredes Fotos: Cortesía firmas

Henrik Pedersen se graduó como diseñador de moda, pero utiliza sus estudios para explorar todas las ramas del diseño. Su interés por las matemáticas, junto con su amplia experiencia, le dan una capacidad intuitiva para evaluar rápidamente si un nuevo diseño va a funcionar o no. «La experiencia y el conocimiento ayudan, pero la diferencia está en cómo los utilizas. El sentido común y la pasión por tu oficio te pueden llevar lejos.

Durante sus estudios descubrió su profundo interés por el diseño gráfico. Logró aunar los dos al conseguir un trabajo en el que realizaba creaciones gráficas para una marca de moda. Y más tarde volvería a Aarhus para comenzar junto a su esposa un estudio de diseño gráfico, de identidad y de empaques. Henrik todavía maneja su estudio de diseño gráfico en la actualidad. Pero fue en 2007 cuando amplió su visión para incluir el mobiliario; casi dos décadas después de graduarse y sólo un año antes de que diseñara la butaca Imola. Henrik decidió crear una colección de diez lámparas y, a modo de prueba, reservó un stand en una feria de mobiliario de Copenhague. “No tenía ni idea del precio o de si se venderían. Sólo quería ver qué pasaba. Por suerte, vendí los diez diseños a un único fabricante y fui nominado para un premio de diseño. Entonces empecé mi estudio y asistí a otra feria con una nueva colección de muebles y lámparas. Los diseños de Henrik Pedersen ofrecen un cálido minimalismo; un lujo que te llama sin la innecesaria palabrería de la ornamentación y la ostentación. Su lenguaje de diseño fusiona confort, curvas naturales, líneas limpias y mater iales honestos; y es que la honestidad es uno de sus lemas.