Sigses,que se mesen con el viento helado.

Texto: Rómulo Moya Peralta Fotos: Rómulo Moya Peralta / Trama

Los únicos sonidos audibles son los del viento, los pájaros, el roce de los conejos silvestres entre los pajonales, y el de las vertientes de agua. Pero incluso así, predomina el silencio y la paz. La sensación es la de estar en el borde del planeta, muy cerca del cielo.

En el páramo hay especies vegetales que prefieren vivi r cerca o incluso dentro de las corrientes de agua. El Sigse es una de las especies de gramíneas más típicas de estos sectores, la Cortaderia nítida, conocida por sus hojas cortantes, vive cerca de las corrientes superficiales o subterráneas. Su color amarillo claro, casi blanco contrasta con la tierra volcánica negra y las grandes piedras que se encuentran por todos lados. Caminar por allí es como hacerlo por una alfombra vegetal, una superficie esponjosa y húmeda que amor tigua cada paso y hace divertido el andar . Los páramos son sistemas naturales complejos y variados de alta montaña, se encuentran por encima del límite superior de los bosques alto andinos. De hecho, en este sector estamos casi a 4000 metros de altura.