El legado de un Maestro

 Texto: Gabriela Paredes Fotografía: Cortesía de la Capilla del Hombre

Texto: Gabriela Paredes   Fotografía: Cortesía de la Capilla del Hombre

“La Capilla del Hombre se aleja de lo religioso. Será un centro de recogimiento, un sitio donde se pueda meditar sobre la trayectoria de la humanidad en este continente, desde hace milenios, hasta nuestros días.”

La Capilla del Hombre es un Complejo Cultural que surge como respuesta a la necesidad de rendir homenaje al ser humano, a sus pueblos, a su identidad. Es un espacio que invita a la reflexión de la historia desde el punto de vista de América Latina, desde el pasado hasta el presente con nuestros logros y sufrimiento, para proyectarnos al futuro, un futuro mejor, solidario y justo para con nosotros mismos. Se identifica con los desposeídos de la tierra, los pueblos discriminados, las mujeres, los niños, las víctimas de las guerras y las torturas de toda especie. En el entorno de La Capilla del Hombre se conjugan, su arquitectura impresionante, los cuadros, murales, esculturas, sus espacios abiertos y el mensaje de compromiso con los Derechos Humanos, la Paz y la Solidaridad, que impactan al visitante. Fue declarada por la UNESCO como «Proyecto Prioritario para la Cultura», así como “Patrimonio Cultural del Estado Ecuatoriano” por el honorable Congreso Nacional. Este proyecto fue concebido en 1985, pero la construcción del edificio solo empezó en 1995. El museo fue inaugurado el 29 de noviembre del 2002, después de la muerte del artista. La edificación emblemática forma parte de Fundación Guayasamín, y se encuentra junto a la Casa-Museo Guayasamín.